area xxiPara las entidades aseguradoras, la capacidad de identificar y gestionar los riesgos, así como un uso y asignación de capitales eficiente, es cada vez más importante en un mercado altamente competitivo centrado en el riesgo.

La capacidad para gestionar los riesgos y asignar capitales están intrínsicamente relacionadas ya que una empresa con una mejor capitalización puede asumir mayores riesgos y, a la inversa, una empresa con una buena gestión de riesgos necesita menos capital para mantener su negocio.

La gestión de riesgos y de capitales es un marco unificado que combina estos aspectos a través del uso de "capital económico" como una forma común para medir el riesgo. El capital económico es el límite de capital necesario para hacer frente a potenciales pérdidas inherentes a las actividades comerciales (también puede llamarse "capital de riesgo" o "capital basado en el riesgo").

El hecho de que las entidades aseguradoras se centren en el capital económico forma parte de un movimiento de todo el sector para la utilización de técnicas y prácticas fiables para tomar decisiones estratégicas, medir los riesgos, optimizar la evaluación del rendimiento y, por último, consolidar la rentabilidad a largo plazo y la competencia.